Degustaciones‎ > ‎2016‎ > ‎

201604-Barandales

Nota final (de 1 a 5):       3,6

Fecha de Cata: 15 de Abril de 2016

Dirección: C/ Menorca, 31   Teléfono:  91 5572152

Aparcacoches:   NO          Parking cercano:      Si    Web:  www.barandales.es  

GRATA SORPRESA

Hay miembros de la Asociación que por su actividad profesional acuden menos de lo que debieran al cocido mensual que celebramos, y lógicamente cuando acuden, lo celebramos, y una forma de celebrarlo es votar su propuesta para la celebración del siguiente cocido. Pues eso fue lo que ocurrió en el cocido de Marzo, donde se eligió este restaurante, a propuesta de una de las asociadas que menos acuden, pero que evidentemente tiene un excelente gusto gastronómico.

Este restaurante, declarado como de cocina zamorana y leonesa, nos sorprendió con que el cocido era maragato, pero como hacía bastante tiempo que no tomábamos este tipo de cocido, creo que nos gustó a todos. En cuanto al vino, disponen de vinos de la zona, tienen Ribera del Duero, D.O. Bierzo y este con el que empezamos, Hacienda Zorita, un crianza de los Arribes del Duero, que para empezar estuvo bien, pero lo mejoramos con Cepas Viejas de la Bodega Dominio de Tares, que es un vino bien conocido por algunos miembros bercianos de la Asociación.


Y ahora pasamos a describir los vuelcos, pero al revés del clásico cocido madrileño, empezamos por lo fuerte, seguimos con lo mediano y terminamos con lo liviano, y no me resisto a contar aquí el origen de porqué se piensa que el cocido maragato se sirve 'al contrario' de lo que es común en el resto del país, la leyenda viene de antiguo, de muy antiguo, de cuando los romanos andaban por Las Médulas con aquellos 'innovadores' mecanismos para extraer el oro de la tierrra, estaban muy cerca de la maragatería, y los maragatos, acostumbrados a comer cocido, se ponían a comer, y muchas veces empezaban a atacar los romanos, que necesitaban 'mano de obra' para sus minas, y los maragatos tenían que dejar la comida, y ponerse a luchar, y estaban con la sopa o los garbanzos y no llegaban a comer lo bueno, el tercer vuelco, y así una y otra vez, una y otra vez, hasta que decidieron que para la próxima ocasion que atacaran los romanos, iban a salir bien comidos, porque decidieron empezar con el tercer vuelco, el fuerte, si tenían tiempo antes del nuevo ataque romano, se comerían el segundo vuelco, los garbanzos y la verdura, y si aún les quedaba tiempo se comerían también la sopa como un extra, y así se quedó para siempre el 'cocido maragato', con algunos ingredientes bastante distintos del cocido madrileño, del montañés y de muhcos otros que tenemos en esta nuestra España tan diversa en el aspecto gastronómico.

El clásico 'tercer vuelco' o las viandas tenía un maravilloso aspecto, pero debo pedir disculpas, porque no saqué registro fotográfico concreto del tercer vuelco, aunque si de la mesa, recien llegadas las primeras bandejas del mismo, este era el aspecto:



Y esto fue lo que yo me serví de ese tercer vuelco (primero en este cocido):


El tercer vuelco fue estupendo, con todos los ingredientes muy sabrosos, aunque no llegué a probar la oreja, me resultó muy sorprendente lo de la cecina, es la primera vez que comí cecina en un cocido, aunque los maragatos los hemos probado en bastante sitios.


EL segundo vuelco, que es el único que coincide con el orden del cocido tradicional, era así:


Y el sabor era exquisito, los garbanzos quizás un pelín pasados de cocción, pero sabrosísimos, así como el repollo y especialmente rica la patata, que suele resultar un acompañamiento 'insípido' en los cocidos tradicionales, aquí era otra cosa, impresionante.

Y cerramos con el teórico primer vuelco, la sopa:



Servida en un cuenco un tanto especial, estaba también muy buena, el punto del fideo 'casi' perfecto, fideo grueso como nos suele gustar a algunos, y cerrando un cocido en el que disfrutamos de 'casi' una mesa Imperial, un entorno maravilloso para degustar un cocido una Asociacion como la nuestra.

No saqué registro fotográfico de los pocos postres que se degustaron, porque la mayoría había comido 'demasiado', pero los que lo tomaron, lo disfrutaron bien.

Como resumen final, y transmiendo la opinión de los socios que han efectuado la correspondiente votación, ha sido un cocido sorprendente, abundante, con calidad, con un adecuado servicio y con una mesa 'casi' imperial muy buena. Sin duda alguna, repetiremos ya que, además, la relación calidad/precio ha sido muy buena, y ese aspecto es muy valorado por la Asociación.


Enlace a fotos                         Enlace a Acta                         (Solo para socios de GARBANZO) 

Comments